Lunes, Junio 26, 2017

Declaración doctrinal

 

La Biblia

Creemos que la Biblia, los 66 libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, fue inspirada por Dios para mostrar a la humanidad su revelación de autoridad, sin error alguno en los escritos originales. Creemos que la Biblia debe ser interpretada conforme al uso normal del lenguaje, reconociendo la importancia de las distinciones dispensacionales. (Salmos 12:6; 119:89, 130; 160; Isaías 40:8; 55:8; 55:8-11; Lucas 24:27, 44-47; Juan 5:39, 17:17; Romanos 15:4; 1 Corintios 2:9-10, 13; Efesios 5:18; 2 Timoteo 3:16-17; 1 Pedro 1:10-12, 23-25; 2 Pedro 1:19-21; Santiago; 1:21; 1 Juan 2:27)

 

Dios

Creemos en un solo Dios que existe eternamente en tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo; cada una de ellas posee todos los atributos de la deidad y características de personalidad, por otro lado, distinguiéndose en función. Creemos que Dios es un ser personal, Creador y Sustentador del universo. (Mateo 3:16; Juan 10:30; 14:10; 14:26; 15:26; Efesios 1:3-4; 6-7; 13-14)

 

Jesucristo

Creemos que Jesucristo se hizo carne mediante su concepción virginal por obra del Espíritu Santo y Su nacimiento .Él es, por tanto, plena y perfecta deidad, más perfecta humanidad, unidas ambas naturalezas para siempre en una sola persona sin mezcolanza alguna. Creemos que Él vivió una vida sin pecado y pagó voluntaria y vicariamente por los pecados de la humanidad al morir en la cruz. Creemos en la resurrección de Su cuerpo crucificado, en Su ascensión al cielo, y en Su ministerio actual en el cielo. (Salmos 2:7; Isaías 7:14; 9:6; Miqueas 5:2; Mateo 1:18-25; 28:19; Lucas 1:26-35; 2:52; Juan 1:1-3, 14, 18;3:16; 8:58; 10:30; 17:5; 20:28; 1 Corintios 15:1-20; Gálatas 4:4; Filipenses 2:5-8; Colosenses 1:14, 15-17; 2:9; 1 Timoteo 2:5; Tito 2:13; Hebreos 1:1-3, 6, 8-12; 4:15; 13:8; 1 Pedro 1:1; 2:22; 1 Juan 2:1-2, 3: 16; 4:10, 5:20; Apocalipsis 1:17-18)

 

El Espíritu Santo

Creemos que el Espíritu Santo es Dios y que ha venido para revelar y glorificar a Cristo, para convencer y acercar a los pecadores a Cristo, para regenerar, morar, sellar y bautizar a los creyentes en el cuerpo de Cristo, para impartir dones a los creyentes y para que puedan vivir una vida santa. (Génesis 1:2; Salmos 139:7; Isaías 40:13-14; Mateo 1:18-20;28:19; Lucas 1:35; Juan 1:13; 3:3-8; 6:63; 14:16-17, 26; 15:26; 16:7-15, 13; Hechos 2:1-4; 5:3-4; Romanos 8:9; 1 Corintios 2:9, 10, 12; 6: 19; 12:13; 2 Corintios 13:14; Efesios 1:13-14; 2:22; 4:30; 5:18; 2 Tesalonicenses 2:7; 2 Timoteo 3:16-17; Tito 3:5; Hebreos 9:14; 2 Pedro 1:20-21; 1 Juan 2:20, 27)

 

Creación

Creemos que el relato de la creación en Génesis debe de entenderse de manera histórica y literal, no alegóricamente o en sentido figurado. Creemos que el hombre fue creado a imagen de Dios y que Adán, el primer hombre, pecó y trajo muerte espiritual a todos, condenados y necesitados de la salvación de Cristo. (Génesis 1; Romanos 1:20; Colosenses 1:15-20)

 

Salvación

Creemos que Dios salva por solo por su gracia, no por obras, a aquellos que ponen su fe en Cristo, imputándoles Su justicia y preservándolos eternamente. Creemos que una persona puede y debe tener la seguridad de Vida Eterna en el momento en que recibe a Cristo basado en las promesas de Dios. (Isaías 55:8-11; Mateo 4:4; 26:28; Juan 1:12; 3:5, 16, 18, 36; 5:24; 6:29; 14:6; 17:17; Hechos 4:12; 13:38-39; 16:31; Romanos 1:7, 16-17; 3:22, 26; 4:4-5; 5:1, 6-9; 6:11-13, 23; 8:2-4, 9, 12-13, 29-30, 32; 10:4, 17; 1 Corintios 1:2, 8; 6:11; 12:13; 15:1-4; 2 Corintios 3:18; 5:21; 7:1; Gálatas 5:13-26; 6:15; Efesios 1:3, 7; 2:8-9; 4:22-24; Filipenses 3:4-9; Colosenses 1:22; 2:6, 10; 3:1-7, 16; 1 Tesalonicenses 2:13; 4:3-4; 5:23; Tito 3:5-7; Hebreos 4:12, 10:10, 14; 12:14; Santiago 1:18; 1 Pedro 1:18-19, 23; 2:2, 11; 1 Juan 1:5-7; 3:2, 5-9; Judas 24)

 

La Vida Cristiana

Creemos que aun cuando una vida perfecta sin pecado en esta vida es imposible, todos los creyentes son llamados a vivir vidas santas bajo el poder del Espíritu Santo que mora en ellos. (Juan 17:17; Efesios 5:26-27; 1 Tesalonicenses 4:3-4; Hebreos 10:10, 14; 1 Juan 3:2)

 

La Iglesia

Creemos que la iglesia, el cuerpo de Cristo, comenzó el día del Pentecostés y está compuesta por todos los que reciben a Cristo por la fe. Creemos que el plan de Dios para la iglesia se distingue de Su plan para Israel descrito en Daniel 9. Creemos que todos los creyentes deben congregarse en iglesias locales para adorar, observar las ordenanzas del bautismo en agua y la Santa Cena, para mutuo apoyo y disciplina, y para cumplir los propósitos de Dios en este mundo. (Hechos 2:41-42; 10-44-47; 11:15-17, Romanos 6:4-5; 12:3-8; 16:1, 5; 1 Corintios 11:23-31; 12:12-13, 27; 16:19; Gálatas 3:27-28; 6:2; Efesios 1:22-23; 2:16-22; 5:24-25, 30; Filipenses 1:1; Colosenses 1:18; 1 Tesalonicenses 1:1; 5:11; Hebreos 10:24-25)

 

El Futuro

Creemos que el regreso personal y eminente de Cristo para el arrebatamiento a Su iglesia será seguido de un periodo de tribulación en esta tierra. Al final de este periodo, Cristo regresará triunfante y establecerá Su reino milenario en esta tierra. Creemos en una consciente eterna bienaventuranza de los salvos en la Nueva Jerusalén y de un consciente castigo eterno de los no salvos en el lago de fuego. (Mateo 24:21, 29-30; 25:31, 46; 1 Tesalonicenses 1:10; 4:13-18; 5:4-10: Tito 2:13; Apocalipsis 3:10; 20:1-6, 11-15)

 

Satanás

Creemos que en algún momento en el pasado satanás condujo una rebelión contra Dios y fue expulsado del reino celestial, incluyendo una multitud de ángeles. Satanás, también conocido por otros nombres incluyendo el Diablo, es un ser real que posee un enorme pero limitado poder, y es el verdadero adversario del pueblo de Dios. Satanás está destinado a ser juzgado y permanecerá en castigo eterno en el lago de fuego (Efesios 6:12; 1 Juan 3:8; Apocalipsis 20:1-3).