Lunes, Mayo 29, 2017

Filosofía educativa y valores éticos

 

Filosofía Educativa

Creemos que Dios creó al hombre a su imagen y le dio potestad sobre todo lo creado por Él (Génesis 1:27). Creemos que todos poseen muchas habilidades y que necesitamos ayudarlos a desarrollar los talentos que Dios les regaló. Estos principios aplican tanto a hombres, mujeres, jóvenes y adultos.

Debido a nuestra gran vocación, necesitamos destacar en todos nuestros programas educativos, brindando un entrenamiento sistemático y completo en la Palabra de Dios desde una perspectiva Cristo céntrica. Por lo tanto, es indispensable contar con profesores y personal competentes en sus áreas respectivas, que sean evaluados regularmente, y que busquen constantemente mejorar sus aptitudes profesionales.

Nuestra filosofía Cristiana se ve reflejada en el plan de estudios centrado en la Biblia, el cual es impartido por profesores Cristianos dedicados y debidamente capacitados. Nuestro personal docente se encarga de la enseñanza y los alumnos de estudiar sin temer a que su libertad académica sea violada y sin temor a cualquier tipo de discriminación. Cada alumno tiene el derecho de aprender, consultar y explorar sin restricción alguna. Esta libertad está garantizada en el momento en que los instructores reciben la libertad de enseñanza correspondiente. Estos derechos se extienden a los alumnos y miembros del personal docente dentro de los parámetros de sana erudición y dentro del sistema apropiado de fundamentos Bíblicos y ámbito institucional que otorga el Comité Administrativo.

 

Valores Éticos y Estándares

La Escuela Teológica de la Gracia es una institución que hace énfasis en la importancia de la perspectiva Cristiana en todas sus iniciativas. En la esencia de su misión y propósitos se encuentra el 5 compromiso de la Escuela con los valores y principios de la fe Cristiana por gracia. Al aceptar la identidad de cristiano, Gracia hace promesas claras y concretas acerca de la relación entre sus palabras y acciones. Esto significa que la integridad define la esencia misma de su existencia como institución de aprendizaje superior.

Gracia reconoce que debe demostrar integridad en sus prácticas y relaciones. Es necesario que la Escuela sea capaz de mostrar no solo que cuenta con políticas y procedimientos, sino también que las políticas y procedimientos reflejan los valores y prácticas de su misión.

Gracia demuestra integridad mediante su desempeño en el aula, representaciones públicas, distribución de información, prácticas empresariales, acuerdos contractuales, y relaciones con grupos internos y externos. Nos adherimos al código de ética aceptados por la comunidad académica, así como sus normas específicas de conducta Cristiana.

La integridad académica es propia en la naturaleza de nuestras tareas educativas. Esto se ve reflejado no solo en la relación exclusiva entre el cuerpo académico y el alumno sino en la manera en que la Escuela se representa ante el público. Gracia se identifica como una institución Cristiana Evangélica de aprendizaje superior, lo cual indica que los programas académicos son desarrollados e implementados para una perspectiva claramente cristiana. Gracia cree que esta perspectiva se expresa constantemente en sus documentos escritos, programas académicos, así como en la conducta de su cuerpo académico, personal, directivos y estudiantes.

Es requisito que cada cuerpo académico, personal, y directivo en Gracia sea un Cristiano en práctica y creencia, además debe de dar una declaración de fe como parte de todo el proceso de entrevista para el posible empleo. Los alumnos son informados acerca de la ética y valores de Gracia y se comprometen a respetar los códigos de conducta como se describe en el manual. Gracia cree que los valores Cristianos y prácticas forman la base de todos los departamentos académicos y administrativos.